REDES

miércoles, 6 de febrero de 2013

COMO HACER BIEN LOS EXAMENES (CENTRO APRENDER)




Diez claves para hacer un buen examen

Haber estudiado y saberse bien los temas es muy importante para poder hacer un examen. Pero no es suficiente con esto. A continuación aparecen diez claves que pueden garantizar un resultado óptimo en el examen:


1. PREPARACIÓN: no se estudia de la misma manera si el examen va a ser de desarrollar, que si va a ser práctico, que si va a ser tipo test. Pero en todos los casos debemos intentar lo que tenemos que estudiar con los conocimientos que ya tenemos. Además, se debe estudiar día a día, y dejar la víspera del examen para repasar..

2. AUTOEVALUACIÓN: diseñar, buscar y realizar ejercicios y exámenes muy similares al que se vaya a realizar, ajustando tiempos, revisando las respuestas y aprendiendo de los errores.


3. CONVICCIÓN: creer en nuestra propia capacidad para realizar la prueba adecuadamente.

4. NERVIOS: llegar descansado, con tiempo suficiente, con el material necesario; antes de empezar, intentar no repasar, ni hablar del examen y evitar a los compañeros nerviosos.


5. TIEMPO: conocer, distribuir y controlar el tiempo disponible para realizar toda la prueba, y para responder a cada pregunta. Leer, planificar, escribir, revisar. Si es necesario se puede mirar el reloj de vez en cuando (cada 15 minutos, por ej.) pero no continuamente, para no ponerse nervioso.
No te sientas mal si otros terminan antes que tú. Tampoco quieras ser el primero en terminar; los exámenes no son carreras de caballos, así que tómate tu tiempo para resolverlo, revisar tus respuestas y, si puedes, corregir los errores que hayas cometido.


6. AUTOCONTROL: centrarse en pensamientos positivos (durante el examen hay gente que piensa “esta pregunta, no me la sé, ¡voy a suspender!, y eso le pone más nervioso). Si nos quedamos en blanco la tranquilidad nos ayudará a recordar; podemos pasar a la pregunta siguiente y retomarla después.
El proceso debe ser el siguiente:

1o lectura general de todas las preguntas. 

2o lee detenidamente cada pregunta sabiendo exactamente qué te preguntan. 

3o empieza respondiendo a las preguntas que sabes, poniendo sólo lo que se te pide. Si cuando lo revises al final ves que tienes que poner más información, la añades. 

4o haz las preguntas que peor te sabes.

5o Repasa tus respuestas antes de entregarlo, revisa que se entiende todo perfectamente y que no has olvidado nada.


7. PRECISIÓN: seguir las instrucciones, leer atentamente los enunciados y la información que nos proporcionan. Conocer el valor de cada pregunta y el sistema de puntuación.

8. RESPUESTAS: ajustarse a lo que piden. Resume, define, esquematiza, compara, desarrolla... si es posible, no dejar cuestiones en blanco, responder al menos con alguna idea, un esquema. Y hacerlo de manera clara, escribiendo la respuesta de manera ordenada, sin dar “saltos” o cambiando de tema de manera brusca.

9. PRESENTACIÓN: cuidar el contenido, estructura, rigor, la forma, caligrafía, ortografía, gramática- y la presentación. Si un examen está mal presentado o no se entiende, al profesor le resultará muy difícil corregirlo y se disgustará. Nadie quiere que el profesor corrija su examen estando enfadado.

10. REVISIÓN: releer, revisar y repasar todo el contenido antes de entregarlo. Confirmar que se ha respondido correctamente. Si es posible, ir a la revisión posterior del examen para aprender.
Los ejercicios de evaluación son un reto, una oportunidad de aprendizaje. Son una ocasión para demostrar que se han adquirido una serie de conocimientos.

Sea cual sea el resultado de un examen conviene recordar que la nota no dice lo buenas o malas que son las personas, ni lo inteligentes que son. No es mejor una persona por sacar mejores notas que otra, ni más importante. La nota de un examen indica los conocimientos que cada alumno tiene, lo que se ha esforzado y su capacidad para responder a las preguntas de manera comprensible y clara.

Tipos de exámenes

Hay muchos tipos de exámenes, según el tipo de examen que vayamos a hacer lo tendremos que preparar de una manera o de otra. 

Los tipos de examenes son:

Oral: en ellos no se tiene la oportunidad de pensar tranquilamente la respuesta como en un examen escrito. Hay que expresarse correctamente, con tus propias palabras, y tener en cuenta que el profesor puede hacer preguntas en relación a tu respuesta. 
A veces dan pistas.

Para prepararlo es bueno repasar en voz alta, primero mirando un esquema que hayamos hecho y luego sin él. También es bueno repasar con los compañeros y explicarse los unos a los otros los temas.

Durante el examen hay que estar tranquilo, escuchar bien lo que nos preguntan, y
responder según el esquema que nos hemos aprendido. Al final se dará una conclusión.

Escrito: es el más común. Tiene la ventaja de que se tiene más tiempo para pensar la
respuesta, y podemos borrar y corregir. Hay varias clases de examen escrito, pero en el
colegio nos encontramos casi siempre con:

Preguntas abiertas: son preguntas bastante cortas, en las que el alumno debe
dar una respuesta, explicarla, y dar ejemplos si es necesario. Es importante contestar lo que se pregunta; es decir, si se pide definir se debe dar una definición, si se piden ejemplos se deben dar ejemplos..El problema es que, frecuentemente respondemos a lo que no nos preguntan, o nos resulta difícil responder en tan poco espacio. Hay que poner la información más importante.

Al repasar sirve tener presentes las actividades hechas en clase y los ejercicios realizados; las preguntas pueden ser muy similares. También hay que recordar los temas en los que el profesor hizo énfasis y poner atención a las partes destacadas de los textos usados en clase. Una buena idea es tratar de anticipar qué preguntas pueden venir en el examen y pensar en las respuestas.

Preguntas a desarrollar: conforme pasamos de curso cada vez son más
comunes este tipo de exámenes. En ellas se piden que se desarrolle un tema, que ponga ejemplos, etc. No se pregunta nada concreto, sino que la pregunta puede
ser, por ejemplo: “La fotosíntesis”, y el alumno tiene que escribir, de manera muy ordenada, la información más importante de la fotosíntesis, hacer dibujos si lo considera oportuno, etc.

En estos exámenes, es todavía más importante haber hecho esquemas para estudiar, redactar de manera clara, saber relacionar los distintos contenidos, etc.

Para prepararlos bien, hay que ensayar en casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SIGUENOS

SUGERENCIAS


GIRLSPT.COM - Cursores Animados